El hijo de Trump se estrena la Casa Blanca con una partida de bolos