Trump mantiene el tipo tras su feroz ataque contra Theresa May