La UE mantiene la estrategia de ajuste fiscal pero sugiere a Alemania y los nórdicos un estímulo limitado