La UE sigue dividida sobre imponer o no más sanciones contra Rusia por el conflicto en el este de Ucrania