Kiev vive una batalla campal entre la policía y miles de proeuropeístas