La muerte de un militar ucraniano y otro prorruso elevan la tensión prebélica