La Unión Europea tendrá voz propia ante la Asamblea General de la ONU