La Universidad de Princeton asegura que el despido de Calvo fue procedente