Utoya, el escenario del crimen