Los restos humanos enviados a dos colegios son de la víctma del caníbal de Canadá