Una obsesión que pudo acabar con su vida