El mayordomo del Papa denuncia malos tratos