Venezuela sale a la calle para pedir un cese de la ola de violencia