Chávez y Capriles dividen a partes iguales a los votantes venezolanos