Cientos de venezolanos pasan la noche al raso esperando para cruzar la frontera con Colombia