Un año más tarde, Mary sigue emocionándose al oír cantar a su madre