Videojuegos, noche e ira