Violación, ¿arma de guerra?