La cara más lúdica del temporal de nieve que ha azotado a la costa este de Estados Unidos