WikiLeaks, en dificultades económicas