Aznar, víctima de las burlas de espías estadounidenses