Una pareja de políticos drogados en el coche y con sus dos bebés en el asiento trasero