El 'Yes we can' tiene menos fuerza