Nuevo caso de presunto abuso policial en EEUU que levanta ampollas