El accidente de Chernóbil fue 1.000 veces superior a Fukushima