Los dos activistas pro saharauis abandonan El Aaiún como "testigos de un genocidio"