Acuerdo en la Unión Europea: la espantada de Borrell tenía sentido y las mujeres toman el poder