Un adolescente de 15 años confiesa el asesinato de dos personas en una escuela de Noruega