La muerte de un adolescente palestino dispara la tensión antes del Día de la Nakba