La afgana mutilada por su marido tiene nueva cara