Qué tiene en común la afición japonesa y la senegalesa que hace rendirse al mundo entero