Los países africanos reclaman una reforma del Consejo de Seguridad para dar voz al continente