Un agente del FBI lo da todo bailando y acaba disparando sin querer a una persona