El agua no da tregua en Australia