Salta la alarma en Reino Unido por el coronavirus