Alegría y vítores frente al Parlamento británico acompañaron la cuenta atrás para el Brexit