Un alemán se lleva una de las carreras de resistencia más duras del mundo