Una fábrica recoge a los deshauciados de las favelas del complejo Alemao