La amante del banquero asesinado en Ginebra confiesa que lo mató por amor