El angustioso momento en el que el cristal de una ventana cae desde un edificio de 30 plantas