Animalistas franceses tiran pintura roja para exigir el cierre de los mataderos