La Declaración Universal de los Derechos Humanos cumple 73 años con muchos desafíos todavía por delante