Un joven obsesionado con la muerte se declara culpable del asesinato de una niña