Un joven se hace selfies durante siete años para plasmar el paso del tiempo