El apagón de Venezuela está apagando vidas