El Papa Francisco, gran favorito al Nobel de la Paz