El atentado en Lieja apunta a un lobo solitario