Aplausos y felicidad entre los inmigrantes del Aquarius al pisar tierra firme