Así fingió su asesinato Babchenko: se bañó en sangre de cerdo y tiroteó su camiseta