El arte, la mejor arma para combatir la guerra